“Oda” a la traición

27/12/2006

 
 
                                                                                                                23 de Diciembre del 2006
 
 
Hola:
 
 
Ese saludo es probablemente lo más amable que tendrás de mí esta noche. Seré directa, sin rodeos, sin preambulos. Yo sé. No preguntes qué porque ambos lo sabemos. El secreto que tan celosamente guardabas de mí, la verdad  que te avergûenza, que te atormenta… la verdad que me ocultabas… yo la sé.  No sabrás cómo me enteré, ni desde cuando lo he sabido, pero si sabrás que el único culpable has sido tú y tu indiscreción. Tú y tus mentiras… tú y tu falsedad. Porque lamentándolo mucho, por fin me dí cuenta que no eres más que eso. Falsedad. 
 
Te dí mi apoyo, mi tiempo, mis palabras, mi ser sincero y dispuesto, mi amistad, te entregué mi confianza. Mi confianza… y tú jugaste con ella, conmigo. ¿Qué te creías que era? ¿Qué pensabas que iba a hacer? ¿De verdad creíste que YO lo rebelaría? ¡¿En serio pensaste que YO te traicionaría a TI?!  Tú me conoces, te permití conocerme …a mí… a  mi verdadera persona, no mi alterego, no a la imagen que muestro a los demás… yo te dejé entrar y conocerme ¿Qué diablos pensaste que yo haría si me enteraba? ¿Cómo pudiste pensar que realmente te traicionaría?  Hum, pero eso ya está en el pasado, porque ¿sabes qué? ¡Me enteré! Y no tienes de qué preocuparte…… no diré nada. Es una promesa y sabes que las cumplo. Ahora piensa, ¿era realmente necesario todo ese engaño, todo ese juego, todas esas mentiras? 
 
Lo siento, lo siento mucho. No he hecho más que reprocharte y la verdad es que no te he escrito para eso. Me mentiste y lo hecho, hecho está, de ninguna manera hay marcha atrás.  Para lo que te he escrito es para felicitarte. ¡Bravo!  Me engañaste. ¡Y de qué manera!  Lo que muchos nunca pudieron hacer, tú lo lograste; destrozaste lo que quedaba dentro de mí… ¡Muchas felicidades!  Admito que caí, creí como una tonta, como una idiota, o al menos así me hiciste sentir. Y ni hablar de ese golpe final, ¡fue lo más espectacular!  Ese llanto, ese maldito y falso llanto… ¡Bravo! ¡Bravo! No cabe duda que le haces honor a tu profesión.
 
¿Sabes? Siempre te creí un poco…¿ingenuo?…no, esa no sería la palabra, puesto que al final la ingenua fui yo, ¿no? La palabra  correcta sería tonto. Eras, a mis ojos, un pequeño, dulce y tierno tontito. Supongo que tampoco eras nada tonto ¿eh? Jamás me imaginé lo que había detrás de esos ojos tan dulces que me miraban llenos de supuesto dolor y angustia.  Esos ojos que derramaban lágrimas de "ansiedad"  e "incertidumbre". Han debido de ser lágrimas de risa, ¿no? La risa que te  debió de provocar el haberme  hecho quedar como una completa estúpida.  Pues, mis más sinceras felicitaciones, "querido". Lograste tanto en tan poco… como nadie nunca había podido. 
 
Me parece que es todo. Ya no me extenderé más. En este escrito queda lo que pensaba y sentía por tí. Date cuenta que hablo en tiempo pasado, pues todo eso que pensaba y sentía  (incluye la admiración que alguna vez dije sentir entre otras cosas de menor importancia)  ha muerto en el instante  justo en que supe de tus mentiras. Eres fabuloso y me sorprendes, por todas las razones equivocadas. Espero que lo hayas disfrutado en grande, porque esto te va a costar más que reclamos… después de todo, me conoces ¿no?
 
Besos y mucho …. A M O R   
 
Tu "Querida"
 
 
P.D:  Después preguntas por qué me es difícil confiar en las personas.
 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s