bájate del caballo.

ouch… mi ego.
blow after blow,  i still stand.

Anuncios

aniversarios

pienso que… tengo semanas contigo en la cabeza.
pensando en todas las cosas que no terminaste de hacer.
las películas que no viste. las series que dejaste a mitad.
los chismes de los que no hablamos. los lugares que no visitaste.

tengo semanas pensando en tu mamá y tu hermana.
preguntándome cómo es que lo logran.
cómo no les pesa el aire en la misma casa en donde siempre estuviste.
o cómo pueden entrar en tu habitación, con tus cosas aún presentes.

tengo semanas con culpa de sentirme feliz.
como si no fuera justo.
no es justo.

el primer año siempre es el más difícil, porque todo es una triste primera vez.
y es que no me acostumbro a estar buscando tu cara entre la gente de la calle.
no me acostumbro a pensar en ti en pasado.
a que no seas más que un recuerdo.
a estar pendiente de tus “cumplemeses”.
no me acostumbro.
no me hace sentido.
no me parece real.

note to self and her, in green mountains

“the only lowlands that I want to live in, are the ones surrounded by mighty giants.

there, in those valleys where memories wait patiently to either be created or be remembered, there I too wish to rest.”

-me, circa 2014


estas líneas, escritas hace por lo menos dos años, yacían sin tocar en los borradores de mi blog. antes que pasaras a ser pasado, había agendado esta publicación automática para meses en el futuro, sacando así a esas líneas del olvido en el que las había encerrado.

they  seems more fitting now than ever, dado lo pasado. parece haber sido escrito para ti o por ti.  ojalá descanses allá en la altura del caribe, ojalá entre los mighty giants que te rodean, encuentres la paz.

ojalá la encontremos todos los que quedamos.

 

10.1.17

si me hubieras dicho hace un año que estaría otra vez dando penas en un enero diferente, pero muy igual, creo que no lo hubiera creído o soportado. esto de despedir a seres de improviso no se me da bien, como que no soy muy diestra para ello. no, muy definitivamente, no soy buena para ello y mucho menos estaba preparada. ni para despedir a los de antes ni para despedir a la de ahora.

mira, yo no sé si hay o pudo haber habido alguna forma en la que todo hubiese tenido un resultado diferente. lo que sí sé es que es generalmente muy estúpido hacerse este tipo de cuestionamientos y que casi nunca arrojan una respuesta productiva.

pero me joden tanto los quizás que quedaron pendientes y justo en estos días, estoy llena de quizás.

perdóname si parece que me adueño del dolor que no me corresponde, pero coño, me sale sufrirte, pendeja! me lo dejaste a mi y otros cuantos más que verdaderamente no sabemos qué hacer con tantos quizás que dejaste tirados.

y  no soy nadie para decir que no era el tiempo, que te faltaron y nos faltaron cosas. no soy quién (y no sé quién pueda serlo) para saber si fue o no muy temprano. pero fue demasiado temprano. te faltaron muchas alegrías, te faltó entender y sentir muchas vainas y que las discutieras conmigo o con quien sea. te faltó ver el resultado de lo que hacías. te faltó que te dijeran cosas que querías escuchar y otras que no. te faltaron noches de campamento, fogatas y quejarte más!

nos faltaron cervezas, nos faltaron piques, nos faltaron muchas más fotos y trabajos de mala gana que igual hacíamos con amor.

y por más que vivo diciendo que no dejo cosas sin decir, me faltó el tiempo.

te faltó despedirte. me faltó despedirme.

yo sé que estamos de prestado, pero no estoy lista para decir adiós. llámame y hazme un chiste malo para yo saber que esto es mentira.

2010 correos.

buscando no sé qué cosa en los archivos de mi correo, encontré uno de nuestros mails más viejos, ese del 2010. de ahí todo fue en picada y me encontré leyendo todos nuestros correos archivados.

son muchos,  demasiados.

sólo en el 2012 nos hemos de haber escrito por lo menos semanal. era lindo, sentirte así incluso en la distancia. era lindo porque era real. te juro, sin importar lo que pasó después (el tiempo, claro, y la vida también) que para mí siempre fue real.

y me entró la nostalgia y te quise escribir, como lo hacía en esos días. pero me acordé que ya no escribo, que hago muy poco arte en estos días.
me acordé que crecimos, en muchas formas. la distancia incluida.

nunca volví a escribirle a nadie de las cosas que te escribía a ti.
ahora no creo justo volver a hacerlo.
ahora me da miedo.

2010 correos, and we just stopped writting.

too much, too deep.

quisiera ser mejor persona y no guardar rencores. no juzgar, porque no es mi lugar ni mi derecho. dejar pasar y entender que todo viene y va.

quisiera ser mejor persona, más apacible y callada. comprensible y abierta.

quisiera no sentirme tan aludida tan rápidamente. tan ofendida por “tan poco”. quisiera, que todo fuera impersonal.

quisiera mucho entender las cosas. o que me importaran menos, al menos.

quisiera mucho ser mejor persona, pero casi nunca puedo quedarme callada, exploto y se va a la mierda la calma.

quisiera, pero no lo soy.